Planificar el futuro de mi familia

Planificar el futuro de mi familia

Cuando nuestros hijos o hijas comienzan a crecer, también suelen crecer nuestras preocupaciones. Y es que es inevitable pensar cuál será la mejor opción de educación para ellos y la más óptima para nuestro bolsillo. Como padres, quisiéramos poder ofrecerles las opciones educativas de mayor calidad, y desearíamos también tener la certeza de que contaremos con los medios económicos y de que seguiremos junto a ellos cuando sean adultos.

Éstas y otras preocupaciones resultan pertinentes para plantearse la planeación del futuro educativo de nuestros hijos, sobre todo el de la universidad, que es fundamental en su formación: es el que implica mayores gastos y de ello depende gran parte del éxito en su vida adulta.

Estudiar una carrera profesional en una institución privada cuesta por lo menos 125 mil pesos al año sólo de colegiatura, sin tomar en cuenta otras cuotas y gastos derivados como materiales y traslados, eso sin contemplar la posibilidad de que dichos estudios se realicen en otra ciudad, a lo cual habría que agregar entonces gastos de comida, renta y manutención en general.

Conscientes de lo anterior, hay padres que comienzan un ahorro en sus propias cuentas, con la desventaja de que si el dinero está a disposición del cajero, éste puede verse mermado en cualquier otra urgencia. Hay otros padres que se dan cuenta que debieron ahorrar hasta que los hijos están próximos a entrar a la universidad; para que no nos pase esto, es oportuno conocer los planes de ahorro (Segubeca, Eduplan, Eduahorro) o algunos otros seguros escolares que ofrecen diversas empresas dedicadas a velar por tales necesidades.

Aseguradoras en México como Seguros Monterrey, AXA, GNP, MetLife, Seguros Atlas, Inbursa, MAPFRE, Banorte, General de Seguros, Allianz, y otras manejan planes de ahorro educativos que pueden ajustarse a diversas necesidades e ingresos, así como formas de pago. Los contratantes, en este caso padres o tutores, eligen la cantidad que desean ahorrar al momento en que el menor cumpla determinada edad (15, 18, 22 años). Es importante tener claro cuánto de su ingreso puede aportarse mensual, semestral o anualmente, sin que ésta desestabilice los gastos cotidianos, pero con la conciencia que es una inversión que valdrá la pena.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) nos ofrece valiosas recomendaciones antes de contratar uno de estos planes. Aquí les compartimos algunas de ellas:

  • Revisar primero costos y beneficios en diferentes compañías antes de tomar la decisión.
    Saber que mientras más pequeño sea tu hijo, más tiempo tendrás para ahorrar y más fácil será llegar a la meta propuesta.
  • Una vez elegido el plan de ahorro educativo, y antes de firmar, aclarar todas las dudas con el ejecutivo y verificar que cumpla con tus expectativas.
  • Leer y revisar muy bien antes de firmar todas y cada una de las cláusulas, dedicar un tiempo propicio para ello.
  • No omitir datos ni mentir sobre ningún aspecto que se solicite, ya que si la aseguradora verifica la información y ésta es incorrecta, algunas cláusulas del contrato pueden anularse.
  • Una vez firmado el contrato, solicitar en cada pago el recibo expedido por la aseguradora y guardarlos en un mismo archivo.

Entradas recientes

Comentarios recientes

    Obtén tu cotización para asegurar la universidad de tu hijo

    30
    0
    Aportación estimada por añoMXN $